Las muertes de David Bowie, Prince o Carrie Fisher marcan un 'año negro' para la cultura