En Trigueros, los jamones caen del cielo