Una Traviata con lujo, color y la voz de Marina Rebeka pone en pie Les Arts de Valencia