The Rollings Stones, el desenfreno de sus majestades en Barcelona