Mucho glamour, poco recato y The Black Keys como triunfadores de los Grammy