Bogotá se llena de cuerpos desnudos