Sitges premia al director más destructivo, Roland Emmerich