El actor Shia LaBeouf consume ácidos para meterse en el personaje