Selena Gómez, nueva víctima de las redes sociales