Sebastián Castella, cara y cruz en Las Ventas