Ramoncín celebra su absolución: "¡Jodeos miserables!"