Le diagnostican síndrome de Asperger y convierte su tendencia obsesiva en arte