Tarantino, el director que no deja balas sueltas