El Prado reúne en una sala sus retratos infantiles del periodo isabelino y muestra una reciente adquisición