El Prado dedica su primera exposición a una mujer pintora, la artista "a contracorriente" Clara Peeters