Paul McCartney apadrina una pedida de mano durante un concierto en Australia