'Ola de crímenes': una buena dosis de humor negro