Nueva York vuelve a tener las Torres Gemelas, aunque en la gran patalla