Treinta metros de la muralla medieval de Zaragoza se caen por culpa de las lluvias