La moda, una profesión de flashes y sombras