La fábula de Nicole Kelly, la Miss a la que un tiburón no le comió el brazo