Miles de personas dan tregua a la crisis y llenan las calles de Barcelona