Una ruptura para el comienzo de 'Ocho apellidos catalanes'