McCartney visita Liverpool, la cuna de los Beatles, donde nació su carrera musical