El Gagaísmo, la religión de moda