Kim Kardashian tuvo que ser hospitalizada por complicaciones en su embarazo