Los ladrones ataron a Kim de pies y manos, la amordazaron y la encerraron en el baño