El orgullo de Kendall Jenner y Gigi Hadid, tocado pero no hundido