Karl Lagerfeld vuelve a sorprender, con una casa de muñecas