El museo de Ana Frank defiende el comentario de Justin Bieber