El idilio de Bayona y Mediaset: una fórmula de éxito