Manzanares, el mundo por montera