La voz de Jeremy Irons, un instrumento más en el Liceo de Barcelona