La casa de 'American Horror Story', una pesadilla para sus nuevos dueños