La Infanta se refugia en la confianza en el Duque, "respetuoso y escrupuloso"