Un búnker de la II Guerra Mundial de Berlín acoge un museo de antigüedades asiáticas y arte contemporáneo