Guerra de rascacielos: Emiratos Árabes quiere conquistar el firmamento