La última Navidad de George Michael, la canción que hoy suena a epitafio