El cine español afronta unos Goya muy emotivos