Fiscalía acusa al director Emilio Ruiz Barrachina de inflar la taquilla de una película para obtener subvención