Ellie Goulding, a punto de morir al caer con su coche a un lago helado