Debbie Reynolds, actriz y madre de Carrie Fisher, muere un día después que su hija