David Bowie, incinerado lejos de los focos