Dani Rovira se mete en la piel de un padre de familia con esclerósis múltiple