Andrés Sardá, el mediterráneo en Cibeles