Silencio en la SGAE sobre el nuevo auto de la Audiencia