El cuerpo humano, al límite