Beyoncé, la persona más influyente del mundo