Beyoncé, a punto de caer al suelo durante su actuación en la Super Bowl