Fósiles de Baza muestran que vivieron animales hace cuatro millones de años